Hamilton merecía el título

Me permito la licencia de hablar de Fórmula 1 porque es un deporte que me gusta y porque ha sido el protagonista del fin de semana. Hamilton ha ganado el título por los pelos pero se lo merecía porque ha sido el más regular. No ha sido el que más carreras ha ganado (Massa le supera con seis victorias) pero sí el que más veces se ha subido al podio (10) y el que menos veces se ha quedado sin puntuar (5). Hamilton fue el mejor debutante y, ahora, el campeón más joven de la Fórmula 1 después de haber escalado a base de éxitos en categorías inferiores. Y aunque a mucha gente le dé rabia, esto tiene mérito. Además es extremadamente agresivo y, por tanto, espectacular en la pista y eso el espectador lo agradece. Es cierto que tener de “padrino” a Ron Dennis y haber crecido en un grande como McLaren ayuda a conquistar cosas, sin ellos no lo hubiera logrado, pero para llevar un buen coche hay que tener unas buenas manos… y carácter. Hamilton tiene buenas manos y, quizá, aún debe domar su carácter. Este año lo han penalizado con dos “drive throught”, por el adelantamiento a Raikonen y, en otra carrera, chocó con el finlandés a la salida de boxes. Además, ayer estuvo a punto de volverle a poder la presión. Hace un año se dejó el Mundial en la última prueba cuando tenía siete puntos de ventaja sobre Raikonen y cuatro sobre Alonso. Se obcecó. Ayer se pasó de prudente. Hace bien de darle las gracias a Dios porque ganó gracias al cielo. Si no es por la lluvia, Massa sería campeón. Seguro que Hamilton lo sabe pero sólo tiene 23 años. Tiene tiempo para mejorar y, ahora, lo hará con la tranquilidad de ser campeón del mundo. Y creo que Alonso debería estar contento. Porque si Massa llega a ser campeón, en Ferrari no se plantearían nada. Y, además, lo hubiera hecho gracias a Sebastian Vettel, “protegido de Schumacher” y con gran cartel en Ferrari, con lo que los italianos le deberían mucho. Todo esto no ayudaría demasiado a que se hiciera realidad el sueño del asturiano: correr algún día en Ferrari. Quizá para el año que viene esté imposible pero las puertas pueden abrirse en dos años. Ferrari ha cometido demasiados errores. No tiene un líder claro. Y Alonso ha demostrado que, con él, mejora cualquier coche. Hizo campeón a Renault, ayudó a que McLaren volviera a la senda de los triunfos y, de vuelta en Renault, ha enseñado al equipo francés como volver a estar entre los primeros. Su final de temporada ha sido espectacular. No ha bajado del cuarto puesto en ninguno de los seis últimos grandes premios. Ha terminado el Mundial quinto, por delante de un BMW (Heidfeld), un McLaren (Kovalainen) y los decepcionantes Honda o Toyota. Pero es verdad que ha terminado a muchos puntos de los grandes. Por eso, el final de temporada puede permitirle ilusionarse pero sabe que otro año en Renault le dificultará ganar títulos. Y hay jóvenes que aprietan. Sebastian Vettel y Robert Kubica han sido las sorpresas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: