Frank Ribery, peligro presente y atracción futura

Ribery es uno de los hombres a vigilar. Es la estrella del Bayern dentro y fuera del terreno de juego. Eléctrico en su juego y explosivo de carácter. Recién cumplidos los 26 años, es un trotamundos del fútbol. Lo echaron de la escuela del Lille por mal estudiante, estuvo en el Metz, tuvo un breve paso por el Galatasary de donde se marchó porque no le pagaban, despuntó en el Marsella y se convirtió en el fichaje más caro en la historia del Bayern de Munich, que pagó 25 millones de euros. Tiene contrato hasta el 2011 y Rumenigge dejó claro hace unos días que seguirá en el club. Ya negocia un nuevo contrato pero grandes clubes europeos, como el Barça, se han fjado en él por cosas cómo estas.

Para ser justo con los vídeos hay que decir que, a veces, su atrevimiento le ha jugado malas pasadas. Esta es su particular versión del penalty de Panenka. El rival era el Stuttgart.

Al menos, el Bayern acabó ganando por goleada. Ribery ha reconocido que su mejor partido fue contra España en el Mundial de Alemania. Francia ganó tres a uno y España quedó eliminada. Ese día marcó y revolucionó a su selección. Le van las grandes citas y, por eso, se entona en la Champions donde está brillando, es el mejor asistente con seis pases de gol. Pero donde más brilla Ribery es en el vestuario. Es el bufón del equipo. Deshincha ruedas de coches para que los compañeros no se escaqueen de firmar autógrafos, les roba cosas mientras lo hacen, ha cogido el autocar del equipo y se ha cargado una señal o, junto a su amigo Van Butten, le hizo una histórica broma al mítico Oliver Kahn. Estos son algunos ejemplos.

Su carácter extrovertido le hace ser un filón para las marcas. Su patrocinador es Nike que le hizo, como habéis visto, posar en un escaparate de Munich haciéndose pasar por un maniquí o le ha vestido de Pantera Rosa.

Os he puesto algunos ejemplos del juego y del carácter de Ribery. Un jugador que no se arregla la cicatriz en la cara porque es una herida de pequeño y ayuda a definirlo como persona. Por eso, le llaman Scarface. Quizá, por eso, le guste tanto Al Pacino y recomiende El Precio del Poder o El Padrino, sus películas favoritos. Así es Frank Ribery. Esperemos que hoy no se le vea en el Camp Nou.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: