Joan Oliver, punto de discordia

Ahora mismo lo que hace imposible un consenso entre las dos facciones que se han abierto dentro de la Junta Directiva del Barça es la figura de Joan Oliver. Después de las últimas conversaciones mantenidas entre el bloque de Alfons Godall, que es el principal candidato a ser delfín de Laporta, y el de Jaume Ferrer, hay tres conceptos donde las diferencias parecen insalvables. El primero es la figura de Joan Oliver. Para todos los que son afines al presidente, Oliver tiene que ser el director general del futuro sí o sí. Este punto es innegociable. El segundo punto de discordia es el papel de los directivos. Unos quieren que sean figuras representativas y que estén apartadas del día a día del club para que esto lo pasen a controlar, única y exclusivamente, los ejecutivos. Es decir, que den menos explicaciones que las que dan. Y el tercer punto afecta a directivos. El continuismo de Laporta no quiere en su Junta ni a Albert Perrín, ni a Jacint Borrás ni a Josep Anton Colomer. La tensión en la Junta augmenta y en la reunión del próximo viernes se pueden definir más las posturas. Eso si Laporta lo deja. Y es que el presidente sigue reacio a hablar de estos temas. De hecho, en la última reunión de la comisión delegada no se habló de ningún tema de sucesión. Laporta se sentó en la reunión y espetó: “Ahora vamos a ser hipócritas!”. Cuando un directivo, Joan Franquesa, le dijo que deberían hablar de lo que había pasado, Laporta amenazó: “Si habláis de estas cosas, me levanto y me voy porque no tengo nada de qué hablar”. La reunión terminó aquí. La escisión se ha hecho más evidente después de la información de espionaje publicada por El Periódico. Después del último partido de Champions, ante el Dinamo, Laporta y Ferrer tuvieron una discusión en el antepalco. Antes, durante el partido, Laporta había hecho broma con Godall sobre el conflicto de los espías. “Alerta roja, alerta azul. Cuidado que nos están espiando”, se dijeron haciendo ver que hablaban con el móvil mientras los otros directivos asistían estupefactos a la escena. Ahora mismo, en la Junta hay dos bloques, claramente, diferenciados. El de Joan Laporta y Joan Oliver y el de Jaume Ferrer. El que lidera al presidente cuenta con el apoyo de Alfons Godall, Rafel Yuste, Xavier Sala i Martín, Patrick Ausset, Xavier Bagués y Josep Ignasi Macià. El bloque de Ferrer lo integran: Joan Boix, Joan Franquesa, Albert Perrín, Jacint Borrás, Alfonso Castro, Josep Anton Colomer, Maria Elena Fort, Jordi Torrent y Josep Cubells. La que falta es Magda Oranich que, aún, no se ha definido. Los movimientos ya han empezado. Hay directivos que se han cansado de las formas de Laporta y de que no les escuche y, por eso, darán un paso adelante en las dos próximas semanas. Creen que han actuado siempre poniendo al club por encima de todo y seguirán con su discreción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: