Las mentiras de Oliver

Joan Oliver ha convertido la rueda de prensa posterior a la Comisión Delegada de hoy en el manual de la gran mentira. El director general del Barça ya dio muestras de sus dotes el día que explicó el conflicto de los espías. Ese día, dio con la primera premisa importante: utiliza un eufemismo cuando no puedas negar una cosa. Y el eufemismo fue decir “auditoría” en lugar de “espionaje”. Hoy ha dado unos cuantos pasos más. De entrada por negar lo evidente. Oliver dice que no hay tensión en la actual junta directiva. ¿Se ha olvidado de que Perrín le ha llamado sectario a Godall en un medio de comunicación? Es por citar, sólo, un ejemplo. Porque hay bastantes más. Ahí va la segunda premisa: niega todo lo que puedas negar porque siempre será tu palabra contra la de otros. Oliver ha dicho que se sigue trabajando en una única candidatura continuista. Ha llegado a decir que es falso que Godall y Ferrer hayan mostrado, públicamente, su intención de liderar un proyecto cada uno. Nos ha dicho que tiráramos de hemeroteca. Y eso hemos hecho. El día 22 de diciembre, Godall deja claro en Sport que va ser el número uno de una candidatura y un día más tarde, Ferrer, en Catalunya Radio, deja más claro, aún, que va a estar al frente de otro proyecto. ¿A quién pretendía engañar Joan Oliver? Tercera premisa: escúdate en antecedentes para apoyar tus tesis porque, aunque sean falsos, ya habrás escurrido el bulto. Y si todo esto se tambalea, haz ver que no recuerdas las cosas. Esta es la cuarta premisa. Es la que ha utilizado para no reconocer que presenció una bronca de Laporta a Ferrer, precisamente, porque Ferrer anunció su candidatura sin consultarlo al presidente. “No tengo constancia”, ha dicho. Para refrescarle la memoria, le diré que esa bronca tuvo lugar en su despacho, el día 23 de diciembre sobre las 18:00h. Laporta, a gritos, le dijo a Ferrer que era “un mierda” y que lo iba a degradar. Eso entre otras cosas, mientras Oliver contemplaba la discusión sentado, por no decir “espachurrado”, en su butaca. Era el mismo día que había roto a puñetazos un pastel de chocolate en la comida con la prensa. Pero, por lo visto, de esto no se acuerda. Acepto que le pueda quitar hierro a la discusión. Pero no acepto que evite el tema diciendo que no sabe de qué le estamos hablando. Eso es mentir. Y cuando una persona miente lo hace por diferentes motivos. O porque es mala gente. O porque quiere salvar su culo. O porque se cree que los otros son tontos. Cualquiera de las tres opciones son preocupantes. Oliver ha hecho hoy un manual de la mentira. Y de las medias verdades. Por ejemplo, cuando ha explicado que el club ha tenido 2.400 altas de socios nuevos. ¿Por qué no ha explicado las bajas? Y el manual se amplía a las imprecisiones. Por ejemplo, cuando dice que el club ha vendido 20 ó 28 mil metros cuadrados de terrenos de la Ciutat Esportiva. ¿En qué quedamos? Porque hay 8.000 metros cuadrados de diferencia. Esta venta supone unos ingresos de 21 millones que no ha explicado, demasiado bien, donde van a ir a parar. Al menos, a mi, no me ha quedado muy claro. La figura de Joan Oliver es oscura. Y su pasado abona esta sensación. ¿Qué pasó con su salida de TV3? El problema es que su oscurantismo se expande a otras personas que controlan el día a día del club. Es una determinada manera de hacer y decir que levanta sospechas. Y es una lástima que se transmita esta imagen cuando estamos viviendo los momentos más dulces de la historia del Barça.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: